19 dic. 2008

No queda nada.

Me falta todo
pero no quiero nada.
No sé lo qué me pasa...
miro a mi alrededor y no encuentro nada.
Nada...solo hay nada...un instante, un momento, un segundo...
caras, sonrisas estúpidas, miradas insulsas...
¿¡qué de relevante hay!?...en la vida mundana.
Ropa, tarjetas y perfumes caros...Nada...solo hay nada...
un instante, un momento, un segundo de importancia.
Seguir y seguir...¿a dónde?...¿qué hago?.
Corriente gris me llevas como insignificante objeto,
pero lo extraño es, que aún me siento,
hay algo en mí...pero no quiero saberlo.
El estiércol siempre supo mal...¿y qué?...
nada ...solo hay nada...un instante, un momento, un segundo de importancia.
Me repito una y otra vez... "vida así no te quiero"..."así estoy muerto".
Si tuviera un sentimiento, una causa...un objetivo...
esperanza muerta...
interior sin chispa.
Nada ...solo hay nada...un instante, un momento, un segundo de importancia...
cuando el amor se va...no queda nada.

1 comentario:

Deni dijo...

Como las palabras, tan insignificantes a veces, llegan a reflejar tanto los sentimientos más profundos de una persona...y no sólo de una, lo cual me lleva también a pensar cuan parecidos somos todos por más diferencias que queramos hacer, al final de cuentas, buscamos lo mismo siempre...vivir, y vivir al máximo.
Me encantóóoooo..jaja..besos y gracias por hacerme más amena la noche :)

Google+ Followers